¿Por qué ir a revisión de ginecología regularmente?

No lo leas, escúchalo.

Sobre todo, cuando hablamos de personas jóvenes, tendemos a pensar que estando sanos no es necesario realizar revisiones médicas de manera regular. Sin embargo, es necesario promover que aunque una persona aparentemente no padezca ningún tipo de problema, es mejor prevenir que curar, y vigilar cualquier frente que se pueda abrir, hay que estar prevenido. Y no solo hablamos de cuestiones de medicina general, hay que llevar a cabo revisiones en todos los campos entre ellos la ginecología.

Ir al ginecólogo con cierta regularidad puede ayudar a la persona a evitar muchos problemas que con el paso del tiempo pueden llegar a ser graves. Lo ideal, siempre y cuando la paciente esté sana es que visite a su ginecólogo aproximadamente una vez cada año. En este examen de carácter rutinario, se suelen revisar diferentes aspectos. Este es el procedimiento aproximado de una consulta de ginecología:

  • Palpación de senos: Con el objetivo de localizar bultos extraños u otros signos que puedan revelar grandes problemas, como el cáncer de mama, el más evidente. Es cierto que el especialista en ginecología puede llevar a cabo esta revisión de manera más acertada y precisa, pero también se aconseja que de manera mucho más frecuente, lo haga la propia paciente.
  • Exploración ginecológica general: Examen vaginal en el que se consultará el estado del tracto vaginal, el útero las trompas de Falopio y otros factores. En este caso, si debe ser el propio médico quien la lleve a cabo y puede ser esencial a la hora de identificar quistes, infecciones u otro tipo de problemas.
  • Papanicolaou o citología: Se trata de una revisión de las células del cuello del útero.Se recomienda hacerlo mínimo cada dos años. Concierne en especial a aquellas mujeres que se encuentran sexualmente activas, pero también deben hacerlo las mujeres que no tienen actividad sexual con frecuencia porque si bien el cáncer de cuello de útero está ligado al HPV, hay un 2% de canceres de cérvix que no tiene relación con el vipur del papiloma humano.
  • Mamografía: En este caso hablamos de una revisión de carácter mamario que se realiza a través de la obtención de imágenes. Esta se empieza llevar a cabo en mujeres a partir de los 35 años cuando tiene antecedentes familiares de cáncer de mama y a partir de los 40, cada dos años en la población general. Es prioritaria a partir de los 45, edades a las que se pueden dar más casos de cáncer de mama.

Vemos que son pruebas en principio sencillas, que requieren muy poco tiempo pero que a su vez pueden ser determinantes en la prevención de problemas serios. Como decíamos, sobre todo en la juventud, ante el aparente buen estado, se tiende a descuidar y no asistir al ginecólogo con asiduidad. No obstante, las mujeres de entre  20 y 35 años están expuestas a diferentes enfermedades, que varían desde el quiste en el ovario, endometriosis, la dispareunia, infecciones del tracto genital de la mujer como las  vulvovaginitis, la enfermedad pélvica inflamatoria.

Ante la posibilidad y sobre todo la necesidad de ir al ginecólogo con frecuencia, es necesario tratar con especialistas que ofrezcan confianza. En la clínica Albelu somos totalmente profesionales en cuestiones de ginecología. Si quiere llevar a cabo una revisión o simplemente preguntar por nuestro servicio, contacte con nosotros o visítenos.

 

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + catorce =